Reconvención al Cielo:

Es manifiesto que no te dejamos pernoctar, discúlpanos, no es adrede. ¿Pero como le exigís a un bandoneón que entone bajo, a una galantería silencio, al credo que no anhele, al cabernet que no pintarrajee, a que los vasos no se repartan como panes y peces? La culpa es del corazón que no se duerme, nosotros solo le hacemos caso. ¿Acaso esa no es la gente…?

Inquiétate el día que todos callen, porque cuando despiertes, te habrán puesto una concesionaria y un supermercado…

 

(Cabe un mar, entre tú volver y mi aguardando)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s