Enfrentarse.

-Relato-.

Habían atravesado la capa de nubes y un sol radiante bañaba todo el interior del avión, le crecía el verano a cada lágrima y un desapegado paracaídas, lo devolvía finalmente a sus restos. Anteriormente, silencio de caracoles, distancias perforando los renglones, oscuridad que se le parecía, vientos faltos de aire, escombros de saliva, espejos con sed…  Recogió su maleta de bolsillo ¿acaso lo importante no es simbióticamente relativo?,  y el resto del equipaje que cabía todo, bien doblado, en un retrato. No somos más que espuma de las silabas… y tomó el último pasaje, con destino al mismo sitio donde se partía. Volar era olvidar al revés…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s