Misiva del poetastro a la fotógrafa.

A quien retrata los colores y amontona

sonríe en lugar de envejecer

maquilla el invierno en primavera

colecciona miradas del doquier.

 

A quien labra perfecciones, se decepciona,

lo acabado es un enjambre del llover.

A quien pone en pose a las magnolias

captura el misterio del después.

 

A quien guarda algún silencio cuando dice

dispara con ternura de niñez.

A quien sabe que pretende,

aun cuando no lo sabe…

Le da luz al impropio anochecer.

 

A quien con una cámara hace arte

viceversa, musa del “aun queda por crecer”.

A quien hace foco en el paisaje

que los cotidianos ojos no ven.

 

A quien tiene dos farolas de repuesto

llora donde el cuadro no lo es,

eterniza el andar de los reflejos.

Y promete siempre ser…

 

A quien es más verano que el verano

me doctora en saber que nada sé.

Hasta el desierto puedo arder en su arrebato.

No hay Candela que no queme cuando es…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s