Ensayo sobre las Miradas.

(Fragmento)

 

Mi primera impresión de las personas siempre es a través de sus miradas, las hay de todas clases, formas y color, no pueden clasificarse según su belleza -es ignorar grotescamente sobre el tema catalogar alguna de fea- si las hay más traslucidas y más oscuras, incluso aquellas que intentan no dejarse ver, las hay algunas tan profundas como abrasivas que se aconsejan desde la prudente distancia, las hay timoratas por esencia, las hay con penas existenciales, también están las risueñas, las pendencieras y las promiscuamente insinuantes, miradas inocentes y perversas, puedo pasarme horas viendo la gente y sus miradas, imagino sus vida, les invento un mundo a mi parecer, juego a ser destino.

 No hay recuerdos sin miradas, no hay amor sin miradas, no hay odios ni engaños sin haber mirado.

 Captar los ambientes, las expresiones, las necesidades, los espacios, las palabras es haber mirado, nada se puede crear sin antes haber mirado, hasta los sueños se torna imprescindible mirarlos.

 Lo que me falta es por que no lo puedo mirar, las certezas que tengo es porque las estoy mirando…

 Puedo asegurarles que nuestra estadía en esta urbe, seria mucho más  placentera con el solo hecho de empezar a mirar y mirarnos más.

 

NOTA: “Estar ciegos, es solo prestarnos atención a nosotros mismos…”

Anuncios

4 Respuestas a “Ensayo sobre las Miradas.

  1. Pingback: Ensayo sobre las Miradas. (via CalarHondo) « La Venganza del Señor Equis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s